Tratamiento farmacológico para prevención secundaria de ictus

La revista Australian Prescriber ha publicado una revisión sobre medicamentos en prevención segundaria de ictus. El artículo analiza la evidencia, eficacia y utilización de los medicamentos indicados en prevención segundaria del ictus, que incluyen: antiagregantes plaquetarios, estatinas y antihipertensivos, siguiendo las recomendaciones de la guía australiana de ictus.

Antiagregantes plaquetarios. Por su eficacia bien establecida constituyen el tratamiento de elección en ausencia de fibrilación auricular y debe iniciarse lo antes posible. Son de elección AAS, clopidogrel, o la combinación de AAS y dipiridamol. La doble terapia antiagregante puede ser útil en las primeras tres semanas tras el evento, pero no se recomienda a largo plazo. Se incluye una tabla comparativa de la eficacia de los antiagregantes que se reproduce al final.

Anticoagulantes. Indicados para prevención de ictus en pacientes con fibrilación auricular, debe evitarse su combinación con antiagregantes.

Estatinas. Tras un ictus se recomienda iniciar el tratamiento con dosis altas aun con cifras normales de colesterol, ya que un ensayo mostró que cifras objetivo de LDL menores que 1,8 mmol/L suponían mayor beneficio que de 2,3–2,8 mmol/L en la prevención de eventos cardiovasculares tras un ictus. Aborda también el uso de ezetimiba.

Antihipertensivos. Se recomienda tratamiento antihipertensivo en pacientes con presión arterial sistólica mayor a 140 mmHg, considerando de elección los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, los antagonistas del calcio y diureticos.

El artículo incluye un algoritmo de tratamiento, que se reproducen a continuación:

Algoritmo

Tabla




Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Última modificación:09-06-2021
No Internet Connection