CADIME

Centro Andaluz de Documentación e Información de Medicamentos

CADIME

Centro Andaluz de Documentaci&ocute;n e Información de Medicamentos

Papel de las tiazolidindionas (rosiglitazona y pioglitazona) en el tratamiento de la DM2: puesta al día

ENDOCRINO Y METABOLISMO ENDOCRINO Y METABOLISMO

Utilización de medicamentos

Año 2004 - Volumen 20 - Número 4

Valorar boletín Valorar boletín

Las tiazolidindionas (glitazonas) constituyen una de las clases más recientes de antidiabéticos disponibles. Recientemente, han sido autorizadas para el tratamiento en monoterapia, como alternativa a la metformina. Las glitazonas disminuyen en torno al 1-2%, los valores de la hemoglobina glicosilada, efecto comparable al de las sulfonilureas. Pioglitazona parece actuar más favorablemente sobre el perfil lipídico que rosiglitazona. No obstante, ambas tienen un efecto mínimo o no afectan los niveles de colesterol-HDL y de triglicéridos. Aunque se desconoce su perfil de seguridad a largo plazo, en los últimos tiempos ha surgido cierta inquietud sobre la progresiva aparición de casos de insuficiencia cardiaca asociados a la administración de glitazonas, recomendándose evitar su uso en pacientes con enfermedad cardiaca. Ninguna de las glitazonas comercializadas ha puesto de manifiesto su efecto en cuanto a prevenir el desarrollo de las complicaciones asociadas a la DM; a diferencia de la metformina, que sí ha mostrado reducir las complicaciones y la mortalidad entre los pacientes con DM2 que presentan sobrepeso, y del tratamiento con glibenclamida o insulina que han puesto de manifiesto su efecto preventivo sobre el desarrollo de las complicaciones microvasculares.
Fecha de última actualización: 12/09/2012